Todo lo que necesitas saber sobre protección solar

A lo largo del día, la cantidad de energía y calor que se acumula en la tierra y el ambiente, aumenta, llegando a su punto más alto a medio día y bajando, hasta que anochece cuando los rayos del sol ya no pueden entrar. Por todas esas horas estuvimos expuestos a la radiación ultravioleta, inconscientes de los efectos que tiene en nuestro organismo.

Es bien sabido que cuidar la piel del sol es importante, pero la mayoría desconocemos a profundidad, el porqué, es decir, lo sabemos, pero no lo entendemos ¿tiene sentido? Por eso hoy te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre protección solar. Te hablaremos sobre los rayos ultravioleta, los tipos de radiación y como afectan estos en tu piel. Verás la importancia de usar bloqueador de sol, en que consiste el producto y como funciona. Te daremos una guía sobre elegir el mejor para tu tipo de piel y como usarlo.

Básicamente, el protector solar o fotoprotector es todo producto que se aplica sobre la piel, para protegerla de los efectos de la radiación solar. Esto es posible porque en su composición lleva sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la radiación… Esta es la explicación corta. A lo largo de este artículo, te daremos la explicación larga, así la próxima vez que le recuerdes a tus amigos usar bloqueador de sol y no te hagan caso, puedes decirles todo lo que aprenderás aquí. Empecemos con el sol, o aún mejor, con la radiación del sol…

Los rayos ultravioleta

La luz que es expulsada desde el sol y llega hasta la tierra, los rayos solares, son conocidos también como rayos ultravioletas (UV). Ellos son invisibles al ojo humano y se clasifican de acuerdo a su longitud de onda (medida en nanómetros: nm), puedes interpretar longitud de onda como movimiento. Los rayos ultravioleta (UV) se dividen en tres tipos: UVA, UVB, y UVC.

Aunque no lo sepamos, la luz que viene del sol, contiene varios colores, empezando por rojo, naranja, amarillo, terminando por verde y azul, también contiene muchos otros tonos que salen de estos colores, dependiendo de la energía y longitud de onda (nm) que los rayos individuales emite. Está radiación es también llamada electromagnética.

Combinados, todos los tonos y colores, este espectro de rayos de luz, crea lo que llamamos luz blanca o la luz solar. Estos rayos, en el espectro visible, hacen posible que los humanos podamos ver de día, gracias a este espectro tenemos la capacidad de distinguir colores, ¡que lindo! Por otro lado, existe un lado del espectro que no podemos ver, donde esta la radiación invisible, la radiación ultravioleta (UV). El el siguiente cuadro podrás ver el espectro de luz, donde se explica cuales colores tienen más o menos energía, cual tipo de luz podemos ver y cual no, sus siglas y su longitud de onda medida en nanometros (nm).

No es tan complicado como parece, solo recuerda que hay una relación entre la longitud de onda de los rayos de luz y la cantidad de energía que los mismos contienen, por decirlo de otro modo, hay una relación entre el movimiento y la potencia de la onda. Los rayos de luz que tienen longitudes de onda relativamente largas contienen menos energía, y aquellos con longitudes de onda cortas tienen más energía, ahora la pregunta es, ¿cuales rayos son más largos, es decir, menos potentes, y cuales son más cortos y por lo tanto, más potentes?

Los rayos en el extremo rojo, tienen longitudes de onda más largas y, por lo tanto, menos energía. Los rayos en el extremo azul del espectro tienen longitudes de onda más cortas y más energía. ¿Lo entendiste?

Más allá del espectro de luz visible, en cada extremo, hay otros dos tipos de radiación.

Radiación infrarroja: Más allá del extremo rojo, están los rayos electromagnéticos conocidos como infrarrojos, los cuales siempre están calentando pero son invisibles. Un ejemplo son las lámparas para mantener alimentos calientes, en los locales de comida, estás emiten radiación infrarroja, aunque también emiten luz roja visible para que la gente sepa que están encendidas. Lo mismo sucede con otros tipos de lámparas de calor.

Radiación ultravioleta (UV): En el otro extremo del espectro, están los rayos de luz azul con las longitudes de onda más cortas y mayor energía, a los cuales se les denomina luz azul o luz violeta y por está razón se les llama radiación ultravioleta (UV). Se dice que es una luz visible que va desde 380 a 500 nm. A veces, la luz azul se descompone en luz azul-violeta de aproximadamente 380 a 450 nm o en luz azul-turquesa de alrededor 450 a 500 nm. Los rayos UV tienen mayor energía que los rayos de luz visible, lo que les hace capaces de producir cambios en la piel y crear un bronceado. Recuerda que los rayos ultravioleta (UV) se dividen en tres tipos, UVA, UVB, y UVC.

Diferencia entre UVA Y UVB: Las radiaciones UVA actúan oxidando la melanina, pigmento que da color a la piel, provocando lo que se denomina bronceado directo, que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente, los rayos UVA envejecen las células de la piel y pueden dañar el ADN, causando cáncer de piel. Por otro lado las radiaciones UVB actúan sobre las células productoras de melanina, los melanocitos y activan su producción, provocando el denominado bronceado indirecto o duradero. Tanto los rayos UVA como los UVB son necesarios para nuestra supervivencia y para la síntesis de vitamina D, además de que influyen positivamente en nuestro estado de animo.

Dato curioso: Las lámparas en las cabinas de bronceado emiten una cantidad controlada de radiación UV.

La radiación en tu piel

Te presentaremos a una nueva amiga, la melanina, es una sustancia, que está en la piel y el cabello; es un pigmento que da color a la piel y al pelo, entre más melanina haya, mas oscura será la piel y el pelo. La capa mas superficial de la piel, la capa que podemos ver a simple vista, es la epidermis y es donde se encuentran los melanocitos, que son células donde se localizan los melanosomas, estos pequeños amigos están encargados de sintetizar la melanina, es decir, producirla. Cuando la exposición al sol es más intensa, los melanosomas se activan y producen más pigmento, así la producción de melanina aumenta y se da lo conocido como bronceado, el cual trabaja como fotoprotector, absorbiendo y disipando los rayos solares fuera de la piel, en forma de calor. Sin embargo, es difícil encontrar un balance en la protección del bronceado, porque la exposición al sol es tan alta, que los medios propios de la piel para protegerse no alcanzan.

Durante el día, desde que el sol sale hasta que se pone, hay radiación en la tierra. Los rayos del sol vienen, en todos su espectro de luz, todos sus colores, longitudes y energías, los humanos, solo podemos ver algunos de los efectos que esta radiación hace en nuestro planeta y en nuestros cuerpos, podemos ver el espectro visible, sin darnos cuenta de como entra el espectro invisible. Desde el sol viene la radiación ultravioleta en forma UVC, UVA y UVB, pero la capa de ozono detiene a los rayos UVC y estos se quedan atrás, mientras que los UVA y UVB entran a la tierra con todo su poder. Una persona va caminando por la calle y olvidó usar bloqueador de sol, entonces las radiaciones UVA y UVB entran en su piel, por la epidermis, activando los melanosomas, que producirán melanina y cambiarán el tono de la piel, creando un bronceado.

Sin embargo la exposición a la radiación puede ser muy alta, los rayos UVA y UVB entran en la piel más de lo que puede manejar, afectando las células. Los melanosomas, no pueden sintetizar más melanina para disipar los rayos ultravioleta. Estás radiaciones pueden ser muy dañinas, alteran el ADN en las células, lo cual, puede llevar a leves malestares de la piel, son la primer causa del fotoenvejevimiento a largo plazo, causan manchas, quemaduras, eritemas y también puede causar graves enfermedades, afectando a ciertos genes que controlan la manera en que las células crecen y se dividen, cuando estos genes no funcionan correctamente, las células afectadas pueden formar cáncer de piel.

Además, toma en cuenta la latitud en la que estamos, el nivel de sol que recibimos es demasiado alto y está exposición aumenta cada verano junto con la crisis del cambio climático. Usar bloqueador solar ya no es solo una opción, si no una medida de salud y seguridad.

En resumen: El sol envía un espectro de luz visible y gracias a el somos capaces de ver los colores, también envía un espectro invisible, donde se encuentran los rayos ultravioleta (UV). Estos son necesarios para vivir, pero la exposición al sol, a la que nos enfrentamos es demasiado alta. Nuestras células no pueden protegerse contra la radiación, de forma natural y necesitamos protección extra para evitar malestares en la piel, para eso tenemos el bloqueador. Existen muchos tipos de productos, con distintas formulas, para diferentes tipos de piel y actividades. A continuación te daremos una guía para elegir tu bloqueador de sol

Como elegir mi bloqueador de sol

El protector solar, es también llamado bloqueador solar, crema de sol o crema solar, en general, es una loción, crema, gel, spray, leche, etc, que evita o disminuye los efectos de las radiaciones solares ultravioleta (UV), esto es posible porque en su composición lleva sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la radiación.

El protector solar y el bloqueador solar, no son el mismo producto, ¡así como lo oyes! Sus diferencias están en que el protector contiene protección química y reduce la cantidad de rayos que penetran en la piel, es decir, absorbe la radiación ultravioleta, por otro lado, el bloqueador solar es un producto físico e impide por completo que la radiación alcance la piel, reflejandocompletamente los rayos, tanto UVA como UVB. Ademas existe el bronceador, un producto totalmente diferente, aunque se suele confundir con bloqueador.

El bronceador es un producto cosmético que sirve para acelerar el bronceado y ayuda a obtener un color más intenso. Se aplica directamente sobre la piel y potencia la síntesis de la melanina cuando se expone a la radiación solar. Los principales componentes del bronceador son, derivados del aminoácido L- tirosina (acetyl tyrosina, oleoyl tyrosine), psoralenos, componentes de los cítricos que absorben la radiación UV, otros extractos vegetales, como la zanahoria, riboflavina, y cáscara de nuez verde.

Estas son sustancias estimuladoras de la formación de melanina. Se pueden encontrar, en crema, emulsión, gel, aceite, loción y spray. El bronceador puede tener algunas desventajas, como leves irritaciones y es probable que cause brotes alérgicos, sobre todo en pieles muy sensibles. Existen también los auto-bronceadores que proporcionan coloración a la piel sin necesidad de exponerse a las radiaciones solares.

En conclusión: El protector solar absorbe los rayos UV y los disipa. El bronceador, acelera la producción de melanina y oscurece la piel. El bloqueador refleja los rayos UV, no les permite entrar en la piel, los bloquea.

Cuando compres un bloqueador solar ten en mente los siguientes aspectos:

  1. El factor de protección solar FPS
  2. Tipos de filtros
  3. Fototipos
  4. Tipos de piel
  5. Tipo de producto
  6. Modo de uso

También considera la cantidad de protector solar que aplicas y la frecuencia de aplicación. Si solo aplicas el producto en las mañanas pero te expones al sol en la tarde, tu piel igual será afectada por la radiación, ya que el efecto de producto ya habrá pasado y si aplicas muy poco, tu piel puede absorber el producto antes de que hayas salido de tu casa.

Tu estilo de vida y las actividades que realizas durante el día, por ejemplo, nadar hace que pierdas el protector solar más rápido, al igual que correr, caminar o hacer mandados bajo el sol, ya que el sudor hace que pierdas protección, de forma contraria, si estás en un ambiente seco, con mucho viento, o tu piel esta deshidratada, tu piel puede absorber considerable cantidad de bloqueador y debes re-aplicar el producto con más frecuencia.

Tu edad, para esto también hay niveles de factor de protección, los niños de 2 a 6 años de edad pueden usar bloqueador de nivel bajo. Los niños de 8 a 12 años deben usar factor de nivel medio. Desde los 15 años de edad, hasta los 25 de debe aplicar factor solar de nivel alto. Después de los 30 años el protector solar debe ser mayor a 30FPS y después de los 40 años, no puede ser menor de 50 FPS.Si acostumbras salir a correr todas las mañanas o recoger a los niños de la escuela al medio día, si tienes 18 años y piel grasa, 34 años y piel sensible, o 48 años y piel seca.

El Factor de Protección Solar (FPS)

Es la medida de protección contra los rayos ultravioleta B (UVB) y radiación ultravioleta A (UVA), que usualmente van de los 30FPS a los 100FPS. Te explicare rápidamente como funcionan estos números. Un factor de protección de 20 es un factor medio y casi no nos protegerá del sol si somos mayores 15 años. Un FPS de 50 es un factor muy alto y protegerá mucho nuestra piel. El FPS de un protector solar expresa de forma numérica las veces que multiplica la protección natural de tu piel en forma de tiempo. Por ejemplo, un FPS de 30 hará que tu piel tarde 30 veces más en quemarse. Si tu piel, habitualmente tarda, por ejemplo, 10 minutos en empezar a ponerse roja, con este supuesto protector de 30 FPS tu piel tardaría 300 minutos en ponerse roja (30 x 10). ¡Viste que fácil!

Tipos de filtros:

Filtros químicos: Las cremas de sol con este tipo de filtros, contienen sustancias químicas que penetran capas profundas de la piel y producen una reacción fotoquímica que transforma la radiación UV en calor. Es decir, estos filtros pueden absorber la radiación y la transforman en no dañina. La desventaja de estas cremas es que penetran totalmente en nuestra piel y pueden causar intolerancias o alergias. No son muy recomendadas y esta en discusión, por su posible efecto cancerígeno, ya que pueden actuar como disruptores endocrinos y provocar otros procesos dañinos, además pierden su efecto con el paso del tiempo y no se recomienda utilizarlos por más de un año, desde su fecha de producción. Algunos de estos filtros o sustancias son: Octylcrylene, Octinoxate, Avobenzone, Oxybenzone, Octisalate, Homosalate, 4-MBC, Meroxy SX y XL.

Filtros físicos: Estos son polvos minerales, no penetran en la piel, si no que crean una capa externa, funcionan como espejo y reflejan los rayos UVA y UVB, así impiden que penetren en la piel. Se debe tener cuidado a la hora de elegir un bloqueador de sol de este tipo, ya que funciona gracias a el dióxido de titanio y el óxido de zinc generalmente y ambos tienen una posible toxicidad si estas partículas pasan al torrente sanguíneo, ya sea por inhalación (algo poco probable) o por la presencia de nanopartículas, actualmente no hay estudios concluyentes sobre el uso de nanopartículas en cosmética y siempre que un producto las contenga debe advertirlo en el envase, por eso es importante leer con atención los envases. Estos bloqueadores suelen ser cremas espesas, pesadas y dejan un brillo blanco durante los primeros minutos después de aplicarlos, si se utilizan se debe aplicar una cantidad suficiente. Los protectores naturales y ecológicos suelen emplear este tipo de filtros, que además de efectivos son seguros y respetuosos con la salud de la piel.

Filtros biológicos: Son sustancias antioxidantes que evitan la formación de radicales libres, evitan parte de la acción de la radiación solar sobre nuestra piel. Se encuentran en ciertos aceites, mantecas y otros productos naturales. Su factor de protección es relativamente bajo, y suelen utilizarse como ayudantes de otros productos. Si buscas protectores de sello ecológico, encontrarás los filtros físicos y biológicos, ya que son los únicos aceptados en esa categoría. Ejemplos de filtros biológicos: Aceite de sésamo, de aguacate, de germen de trigo, de oliva, la manteca de karité o el aloe vera.

Filtros para la luz azul: Si está utilizando la computadora o cualquier pantalla de visualización, tus ojos y tu piel están expuestos a la luz azul. Los equipo electrónicos de pantallas y smartphones, fluorescentes, las lámparas LED y los televisores de pantalla plana, también emiten cantidades considerables de luz azul (HEV). La cantidad de luz que todos estos aparatos emiten es solo una fracción comparada con la emitida por el sol, pero la cantidad de tiempo que pasamos frente a estos y sobre todo la proximidad de estas pantallas a nuestro rostro, preocupa a muchos doctores y profesionales de la salud por los posibles efectos a largo plazo que la luz azul HEV puede tener.

La buena noticia es que existen filtros disponibles para los smartphones, tabletas y pantallas de computadora, estos evitan que cantidades significativas de luz azul HEV emitidas, lleguen a los ojos y la piel, sin afectar la visibilidad de la pantalla. Algunos están fabricados con delgado vidrio templado que también protege la pantalla del dispositivo de rasguños.

Fototipos

Hay una gran diferencia entre quemarse y broncearse. Cuando tu piel se pone roja, aunque no hayan reacciones graves, significa que tu piel se quemó, y cuando tu piel toma color después de tomar sol, se torna mucho o un poco más oscura, quiere decir que te bronceaste. A la mayoría de personas nos sucede un poco de ambas, nos quemamos un poco pero tomamos un poco de color, esto se mide con la escala de fototipos de Fitzpatrick, que indica que tan clara u oscura es nuestra piel de acuerdo con la resistencia al sol. Las personas de piel clara suelen broncearse ligeramente, pero suelen quemarse con más facilidad, por otro lado la gente de piel oscura generalmente se broncea y no suele quemarse, además la piel clara es mucho más sensible al sol que la oscura. Aunque algunos tonos de piel son mas resistentes que otros, todos estamos expuestos al sol y debemos protegerla. Toma en cuenta tu fototipo de piel a la hora de elegir un bloqueador de sol.

Tipos de piel

Sabemos que la mayoría no tenemos la piel 100% ni grasa ni seca, tenemos más bien una combinación de ambas. Lo importante aquí es considerar hacia donde tiene más tendencia tu piel, ¿tienes más tendencia a la piel grasosa o a la piel seca? A partir de la respuesta a esa pregunta, buscarás el tipo de producto que podría servirte.

Piel Seca:

Si tienes piel seca puedes buscar un bloqueador solar en crema o spray, preferiblemente en crema, de consistencia densa, con ingredientes hidratantes, por ejemplo la vitamina E , que activa las defensas naturales de la piel. Si tienes piel seca y tendencia a lineas de expresión o arrugas y flacidez, busca también un bloqueador solar con propiedades antiaging (anti-edad).

Piel Grasa

Lo más común para las personas de piel grasa es que no les guste el protector solar, porque es muy grasoso, les deja la piel brillosa y les da miedo que tape sus poros o les produzca más acné. Sin embargo, la realidad es la siguiente, es indispensable usarlo. Por eso este producto jamás puede de faltar en tu rutina de cuidado. Por fortuna, ya no será excusa si tu piel tiende a ser grasosa y sufres de granos o espinillas, porque las marcas han creado bloqueadores solares que ayudan controlar la piel grasa. Si este es tu caso, busca un bloqueador solar que sea de rápida absorción, en crema o spray, preferiblemente en spray, pero que sea de ¡consistencia ligera! Debe ser efecto mate o toque en seco, oil-free y no comedogenico. Si tienes piel grasa y tendencia a arrugas o flacidez, tu bloqueador solar debe tener propiedades de alta hidratación y antiaging (anti-edad).

Piel Sensible:

Las pieles sensibles o sensibilizadas, ya sean secas o grasas, requieren un tipo de bloqueador de sol más especifico. Debe ser libre de talcos, aceites minerales, sulfatos, alcohol, parabenos ni fragancias, este tipo de productos son la protección perfecta para las personas con alergia al sol, un problema que afecta al 20% de la población adulta y que se ve reflejado en irritaciones y quemaduras. Un bloqueador solar especifico para piel sensible debe ser calmante, para evitar o disminuir rojeces o picor. La piel sensible y madura o con tendencia a arrugas, flacidez y lineas de expresión, es una piel muy delicada, su bloqueador solar debe ser de alta calidad y recomendado por un profesional.

Tipo de productos:

En Riddhi puedes adquirir dos tipos de bloqueador, uno en spray y otro en crema, ambos se pueden utilizar tanto en piel seca como piel grasa, depende de los gustos y estilo de vida de cada persona, si tienes piel sensible sería ideal un diagnostico de tu piel, antes de decidir cual bloqueador deseas utilizar. Tenemos la serie en cremas Sun de Janssen Cosmetics, y el nuevo bloqueador solar en spray de -417ambos ofrecen protección altamente efectiva contra la radiación.

El bloqueador en crema de Janssen contiene una sustancia activa biológica llamada ECTOIN® esta es una sustancia natural que se encuentra en los desiertos y lagos salados de Egipto. Es producida por microorganismos, penetra fácilmente en la piel debido a su bajo peso molecular y la protege contra factores de estrés como el calor y el frío. Apoya los mecanismos de reparación y protección de las células, aumenta sus defensas contra la radiación UV, protege contra todos los tipos de radiación, lo cual contribuye de forma fiable a evitar el fotoenvejecimiento prematuro (envejecimiento de la piel relacionado con la luz).

ECTOIN® regula el contenido de humedad natural de las células y evita que se sequen, es decir, este producto protege e hidrata. También mantiene el sistema inmunológico de la piel en funcionamiento. Viene en diferentes presentaciones, la más buscada es la de 75ml y 50 FPS, de la misma marca también contamos en Riddhi con CCcream y BBcream que contienen factor de protección solar de 30.

El bloqueador solar en presentación spray de -417 está diseñado para proteger a pieles sensibles de los rayos UVA y UVB. Su fórmula está enriquecida con Vitamina E y ácido hialurónico para lograr un poderoso efecto anti-oxidante que combate los radicales libres responsables del envejecimiento prematuro de la piel, esto quiere decir que protege la piel contra el sol mientras que la hidrata a profundidad al mismo tiempo. Este producto ayuda a reducir las arrugas, mejora su apariencia al estirar y reafirmar la piel. Su factor es de 50 FPS, es resistente al agua y es un producto probado dermatológicamente. Su textura es ultra-liviana y transparente, tiene acabado no graso, no pegajoso y es de fácil absorción. Su fragancia aromática es muy suave y es un producto vegano 100% libre de crueldad animal.

Sobre el bloqueador y el maquillaje:

Cada vez son más las personas que intentan reducir su uso de maquillaje diario y cuidar su piel de forma más integral, una opción para las personas que están en esa transición, son los bloqueadores de sol con color. Los hay de factor 30 FPS y 50 FPS, para piel grasa, piel seca y anti-envejecimiento, los hay en tonos claros, oscuros y debido a que no tienen la misma cobertura, que una base de maquillaje, se adaptan al tono de tu piel, además existen en diferentes presentaciones, los hay en pasta en presentación de vanidosa, como si fueran polvo compacto y los hay también en crema, como si fueran una base liquida.

Otra opción para cambiar el uso de maquillaje son las BBcream y las CCcream, que contienen protección solar usualmente de 30 FPS, aunque no pueden reemplazar la protección de un bloqueador 50 FPS, si pueden complementar la protección. Muchas clientes prefieren utilizar CC cream con protección solar para reaplicar durante el día, que aplicar bloqueador y luego maquillaje de nuevo. Existe también protección solar 30 FPS en crema o gel, en formato de primer , que se aplica antes del maquillaje y en formato de setting spray, que se puede aplicar sobre el maquillaje durante el día sin afectarlo. Sea como sea que elijas combinar tu uso de protección solar con el maquillaje, lo importante es que tu piel este protegida, recuerda que ni el mejor maquillaje puede reemplazar una piel sana.

Modo de uso

Es conveniente aplicar el producto con la piel seca, en una cantidad suficiente y cubrir toda la zona, sin olvidarse de zonas como el escote, los hombros y las orejas. Idealmente se debe aplicar bloqueador de sol en la mañana antes de salir de casa, o incluso si no saldrá de casa, 30 minutos antes de exponerse al sol. Debes considerar la hora del día. El sol de las 9:00 am no es tan caliente y dañino como el sol de medio día. Las horas en las que el sol es más dañino son desde las 10:00 am hasta las 2:00 pm, en ese periodo de tiempo es indispensable la re-aplicación de bloqueador de sol. El factor de protección solar (SPF) de un bloqueador solar solo es completamente eficaz durante dos horas después de ser puesto. Los expertos recomiendan llevar consigo un bote de SPF 30 a SPF 50, incluso en días nublados o lluviosos de verano.

Si la exposición al sol es directa y continua, es necesario repetir la re-aplicación cada hora y media o cada dos horas, por ejemplo, cuando se da un paseo por la playa o en actividades al aire libre. Si la exposición al sol es indirecta, es decir, las actividades que se realizan ese día, son bajo techo, la re-aplicación del producto puede ser más distanciada.

Tips para una correcta y efectiva aplicación:

  1. Aplica una buena capa de protector, no es necesario que calcules cantidades pero para que te hagas una idea, si tu piel lo absorbe demasiado rápido, o tu piel queda un poco seca, es porque aplicaste muy poco. Aplica suficiente, pero que tu rostro no quede con una capa blanca.
  2. Re-aplica el protector varias veces al día, sobre todo después del baño, de secarte con la toalla, de sudar o de haber estado en el mar o en una piscina.
  3. Evita la exposición directa en las horas centrales del día, ya que tu piel tardará muy poco en quemarse y seguramente el protector no sea del todo efectivo en estos momentos.
  4. Emplea un factor de protección alto (al menos de 30).
  5. Evita los aceites bronceadores y protectores con filtro bajo y “efecto bronceador”.
  6. Utiliza filtros físicos, además de ser más respetuosos con tu piel, aportan una protección más eficaz.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender como reacciona nuestro cuerpo a la exposición del sol, como esta compuesto el bloqueador de sol y te diera las bases para elegir el mejor tipo de producto para tu tipo de piel y estilo de vida. Recuerda que esta guía no puede reemplazar una recomendación presencial profesional. Si deseas un diagnostico profundo de tu piel y una guía completa de como cuidar tu rostro, puedes agendar una clase de skincare en Riddhi, así como también puedes contactarnos si deseas adquirir alguno de nuestros productos de cuidado de piel.


El centro de estética holística Riddhi esta ubicado en Cartago Centro, de Costa Rica. Para más información puedes contactarnos al +506 83617249 o al+506 25520808. También puedes encontrarnos en InstagramFacebooky en nuestro sitio web.

Compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *